Cargando contenido

Presidente Juan Manuel Santos / Foto: AFP



El presidente Juan Manuel Santos se refirió, nuevamente, a las personas que serían las encargadas de escoger a los magistrados del Tribunal Especial de Paz el cual juzgaría a los guerrilleros de las Farc, militares y civiles que hayan participado en el conflicto armado.

Según Santos, el acuerdo con las Farc abre la posibilidad de que sean extranjeros los que escojan a los magistrados, por lo que propuso que el propio Papa Francisco sea uno de los que pueda seleccionar a estos miembros.

“Tenemos que ponernos de acuerdo en esos terceros que tengan la suficiente credibilidad y legitimidad sean quienes escojan a esos magistrados, personalidades o instituciones internacionales, como el Papa o Naciones Unidas, algo por el estilo que tenga toda la credibilidad y legitimidad”, sostuvo el Presidente en entrevista con la cadena CNN.

Cabe recordar que el Presidente había dicho que los órganos internacionales pueden sugerir a las personas que vayan a ser parte de este Tribunal Especial de Paz. Además, recordó que también lo podrán hacer las instituciones del país.

Gobierno quiere que sean entre 7 y 10 zonas de concentración en donde estén las Farc

Por otro lado, el Presidente se refirió, por primera vez, a cuántas zonas de concentración habría en el país para que los guerrilleros de las Farc paguen sus penas una vez se termine el punto del Fin del Conflicto.(Lea también: Aumento de Paramilitares pone en riesgo desescalar el conflicto: Piedad Córdoba)

De acuerdo con Santos, el gobierno quiere que sean alrededor de 10 zonas de concentración, aunque esto aún sigue en discusión con el grupo guerrillero.

“Estamos negociando dónde serían y cuántas serían y ahí estamos llegando a unos acuerdos, ojalá sea pronto. Nosotros estamos pensando en que sean alrededor de 7 o 10 (zonas de concentración) y la guerrilla está pensando en un número más alto”, explicó Santos.

Sin embargo, el mandatario manifestó que estas son apenas unas propuestas en la mesa de conversaciones en La Habana, pero todavía no se ha podido llegar a un acuerdo.