La Procuraduría General de la Nación cuestionó las declaraciones del vocero de Prestasalud, Jorge Gómez Cusnir, de que la compra de Cafesalud fue una operación sin adquirir sus deudas y advirtió que este tipo de transacciones debe ser integral. Para la Procuraduría, no pueden separarse los pasivos, activos y contratos de Cafesalud dentro de este proceso de compra, tras conocerse las reglas de liquidación que se fijaron para esta operación comercial. El organismo de control recordó que “los particulares que presten servicios de salud y administren recursos públicos y con mayor razón quienes, como este consorcio, asumen el aseguramiento en salud de la población, son objeto del control y vigilancia por parte de esta entidad”. Según el viceprocurador General, Juan Carlos Cortés, es necesario que se tenga claridad sobre la trasparencia de esta negociación que compromete la salud de millones de colombianos y su continuidad en la prestación de los servicios. “Lo importante es que el país conozca las condiciones exactas de esa negociación; quienes integran definitivamente el consorcio, la forma de pago convenida y de manera muy particular el tema de los pasivos, teniendo en cuenta que se trata de una negociación integral y que esos pasivos los debe asumir el nuevo contratista”, aseguró el viceprocurador. Insistió que es facultad de la Procuraduría poner la lupa a este tipo de negociaciones y por lo tanto “exhortó al Gobierno Nacional y al Consorcio adjudicatario para que previo a la formalización del contrato que perfecciona la venta, de manera pública, se deje absoluta claridad sobre los elementos esenciales del negocio”.