La Procuraduría formuló pliego de cargos al suspendido Superintendente de Salud, Norman Julio Muñoz por las presuntas omisiones en las que incurrió para impedir el inicio de operaciones de la EPS Medimás.

El Ministerio Público sostiene que pese a que Muñoz conocía que la Empresa Prestadora de Salud no contaba con una red de prestadores de servicio en el país que garantizara cobertura a nivel nacional conforme a los niveles de complejidad.

En el pliego de cargos se señala que no haber iniciado procedimientos en contra de la EPS por las reiteradas denuncias de incumplimiento que hubieran podido dar lugar a la intervención forzosa administrativa, toma de posesión, revocatoria o suspensión del certificado de autorización o de habilitación de funcionamiento.

Recalca que incumplió con sus deberes como Superintendente Nacional de Salud, por lo cual se tiene en su contra más de 30 pruebas que, según la Procuraduría, dejan en evidencia las fallas en sus funciones.

La Procuraduría ha podido establecer que a la Superintendencia de Salud han llegado más de 15.000 quejas, peticiones, reclamos y solicitudes sobre las deficiencias en la prestación del servicio por parte de la empresa promotora de salud Medimás S.A.S., sin que se hubieran tomado acciones.

Muñoz fue sido suspendido provisionalmente por la Procuraduría durante tres meses, en octubre del 2017. El pasado primero de febrero presentó su carta de renuncia al presidente Juan Manuel Santos.