El Cementerio Central de Bogotá. Foto: Inaldo Pérez-RCNRadio.



La Procuraduría General le solicitó a la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte de Bogotá poner en marcha el régimen especial de protección sobre las obras "Auras Anónimas" de la maestra Beatriz González y los columbarios del Cementerio Central, los cuales fueron catalogados como bienes de interés cultural.

El Ministerio Público señaló que aunque el plazo de permanencia de la obra de la maestra Beatriz González era de dos años, se debe buscar la manera de preservar el monumento, el cual representa a las víctimas del 9 de abril de 1948, en el hecho histórico conocido como ‘El Bogotazo’.

Columbarios del Cementerio Central, deteriorados por el paso de los años


Debido a esto le solicitó a las entidades que tienen a su cargo el cuidado y protección del Cementerio Central, catalogado como Monumento Nacional y los bienes de interés cultural que se encuentran dentro del mismo, dar respuesta a los siguientes interrogantes:

1. ¿Por qué no se han adelantado nuevos estudios que determinen el estado de los mismos y las obras necesarias para realizar su conservación?

2. Hace once años se realizó un estudio que determinó que el estado de la obra era “regular”, ¿por qué el Distrito no ha ejecutado nuevas obras que permitan la conservación y el mantenimiento de estos bienes?

3. ¿Qué Medidas de seguridad ha tomado la administración Distrital para evitar riesgos y daños a las personas que transitan cerca a los columbarios?

4. ¿Por qué las entidades responsables no han buscado preservar los columbarios como bien de interés cultural?

[gallery ids="440634,440636,440640,440641,440643"]

Finalmente, la Procuraduría General pidió a la Secretaría de Cultura dar una respuesta clara acerca de un posible proyecto por parte del Distrito para demoler esta obra o convertirla en un espacio diferente al que actualmente está destinado, además del envío de los correspondientes soportes de los planes y proyectos de obra a realizar sobre los columbarios, así como los actos administrativos, permisos y autorizaciones para su intervención.

El Ministerio Público recordó a los funcionarios de las entidades que protegen el patrimonio cultural que: “es deber de los servidores públicos cumplir con diligencia, eficacia en imparcialidad el ejercicio de sus funciones en el servicio encomendado”.