Un rotundo no le dieron diferentes sectores sociales y políticos al referendo para la adopción de menores entre parejas del mismo sexo, en la audiencia pública que se dio en la comisión primera de la Cámara, como antesala al debate del proyecto de ley que le daría vía libre a este referendo de iniciativa de la senadora Viviane Morales. Una Procuraduría que en el pasado se oponía a la adopción de niños por parejas del mismo sexo, hoy muestra una cara diferente; la Procuradora Delegada para la Defensa de los Derechos de la Infancia y Adolescencia, Sonia Reyes, dijo que el referendo no sería el mecanismo idóneo para definir la base de la familia de los menores de edad. "Lo que hoy nos están planteando es que la idoneidad física, mental, moral y social que se exige para la adopción la destinamos en las urnas y no con quienes tienen que decidirlas que es el equipo técnico y psicológico que apoya a los proceso de adopción", indicó que Procuradora en la Comisión primera de Cámara. A la Audiencia Pública asistieron delegados de diferentes estamentos del ámbito jurídico y social a exponer sus puntos de vista, de Profamilia intervino Andrés Felipe Achicanoy quien le pidió a los congresistas que se abstengan de votar ese proyecto. "Hacer ese tipo de actividades es negar una realidad en el país y es negar los derechos sexuales y reproductivos de las demás personas y es negar la diversidad. Es negar la posibilidad que muchos niños y niñas puedan gozar de la posibilidad de tener una familia", afirmó el delegado de Profamilia. El jurista Iván Cancino señaló que el constitucionalismo moderno indica que las mayorías no pueden imponer y desconocer los derechos de las personas, "todos los pasos que hemos dado en el Derecho Constitucional no se pueden retrotraer por un mecanismo de participación popular. En el constitucionalismo moderno hay criterios en que las mayorías no pueden imponer y mucho menos desconocer los derechos propios inherentes a la persona", indicó el Constitucionalista. A la audiencia pública llegó un concepto del Ministerio de Hacienda que reprochaba la realización de un Referendo sobre adopción de menores entre parejas del mismo sexo, argumentando que no hay plata para ese fin, "ese referendo de Viviane Morales le constaría al Estado 280.000 millones de pesos, los cuales en la actualidad no están incluidos en el proyecto de ley de presupuesto General de la Nación.