ELN y Gobierno en Quito// AFP

Los delegados del Gobierno colombiano y de la guerrilla del ELN decidieron ampliar hasta hoy las negociaciones para intentar superar diferencias antes de la llegada del Papa Francisco y declarar un cese bilateral y temporal de fuego y hostilidades con motivo de su visita.

Pese a los esfuerzos, no ha sido posible lograr un acuerdo por diferencias de fondo y de aspectos semánticos, algunas de las cuales han sido superadas en las reuniones de este fin de semana.

El Gobierno sigue insistiendo en que el ELN debe cesar inmediatamente y comprometerse a no secuestrar, no atacar la infraestructura y oleoductos, terminar el reclutamiento de menores, no poner minas antipersonales y comprometerse firme y solemnemente a no realizar ningún otro hecho que afecte a la población civil.

Por su parte, el Gobierno garantiza la suspensión de acciones militares contra el ELN, tomar medidas concretas para investigar y evitar el asesinato de líderes sociales, atacar con más contundencia a grupos ilegales en regiones vulnerables y un plan humanitario para mejorar las condiciones de los presos de esa guerrilla que se encuentran en las cárceles del país.

Así mismo el Gobierno exige que se conforme un mecanismo de verificación para supervisar el cese el fuego y de hostilidades que podría ser integrado por expertos de la ONU, de la OEA e incluso de la Iglesia Católica.

El ELN por su parte ha reiterado que tiene voluntad de alcanzar un acuerdo de cese al fuego y de hostilidades, pero advirtió que el Gobierno no quiere ceder en "requisitos mínimos". 

En su más reciente comunicado, el grupo guerrillero afirmó que está dispuesto a “contribuir de manera activa a este cese y a suspender temporalmente distintas acciones propias de la guerra de guerrillas. Aún así el Gobierno no concede los requisitos mínimos que le corresponden para que el acuerdo se pueda concretar".

En caso de que se lograra la próxima semana esta tregua temporal entre el Gobierno y el ELN, esta tendría inicialmente una duración entre 2 y 4 meses, y dependiendo de las circunstancias se prorrogaría.

Estaba previsto que el tercer ciclo de negociaciones terminara el pasado viernes 1 de septiembre, pero hoy las partes determinaron prolongar hasta el próximo lunes las conversaciones para intentar un último esfuerzo que permita una eventual tregua como bienvenida al Papa Francisco.