La Comisión Primera de la Cámara de Representantes aprobó en tercer debate el proyecto de pequeñas causas que pretende castigar, de una manera más dura y eficaz, delitos como el atraco, hurto callejero, las lesiones personales, además de la injuria y la calumnia, para que se descongestione el sistema judicial.

Según el ponente de esta iniciativa, representante Hernán Penagos, del Partido de la U, un hecho que se destaca de este proyecto que quedó a un paso de ser ley, es que los ataques con ácido no cambiarán la naturaleza de su delito; la novedad será que se tendrá un trámite más expedito pero con la misma dureza de la Ley Natalia Ponce.

"La segunda es que se incluyen todos los delitos que tienen que ver con seguridad ciudadana como el hurto, las lesiones personales, la injuria y la calumnia. Estos delitos se tramitarán en el futuro con un procedimiento más ágil, requerirán la mitad de tiempo y se podrán evacuar casi la mitad de todos los procesos que hoy tiene la Fiscalía", afirmó.

Por otra parte, Penagos expresó que cuando entre en vigencia este proyecto de ley, los niveles de impunidad, que actualmente están en el 90 %, podrían bajar hasta el 50 %.

"Los índices de impunidad que hoy son superiores al 90 % en el país pueden reducirse al 50 o 60 %, y eso es un hecho muy importante, porque no solamente va a haber justicia eficiente sino que las víctimas van a tener reparación pronta y eficaz", puntualizó.

A su turno, el fiscal General, Nestor Humberto Martinez, resaltó el trámite que le dio la Comisión Primera a este proyecto de ley. "Tenemos un nuevo instrumento para combatir particularmente las expresiones del delito que afectan la seguridad ciudadana, un instrumento muy importante para que la flagrancia en Colombia pueda realmente terminar sentencias condenatorias", sostuvo.

Este proyecto de ley de pequeñas causas quedó a un debate en la plenaria de la Cámara, para convertirse en ley de la República.