Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

lapinzon
Hidroituango
Colprensa

Una emergencia mantiene en zozobra a miles de habitantes de las comunidades del Norte y Bajo Cauca de Antioquia por los problemas que ha enfrentado en las últimas semanas el proyecto de la represa de Hidroituango, que mantiene una batalla contrarreloj para superar consecutivas fallas que se han presentado y que no dan espera.

Por esta situación, unos cinco mil habitantes y campesinos de la región han sido evacuados ante la emergencia desatada por la crecida del río Cauca, que alimenta este proyecto hidroeléctrico, el más grande del país.

El domingo pasado, 13 de mayo,  unos 600 pobladores de Puerto Valdivia ya habían tenido que desalojar sus viviendas a raíz del aumento del caudal del río Cauca.

Pero ante el riesgo de una nueva emergencia el sistema de prevención de desastres declaró la máxima alerta en los municipios Tarazá, Cáceres y Nechí, ubicados "aguas abajo" de la represa Hidroituango.

En total unas 170.000 personas habitan en doce municipios que abarcan la zona de influencia de la construcción. El caudal del río comenzó a elevarse peligrosamente tras una falla geológica que taponó los túneles de Hidroituango.

La Empresa Pública de Medellín (EPM), el mayor socio del proyecto, trabaja a marchas forzadas para elevar las paredes de la represa y canalizar la furia de las aguas.

El gerente de EPM, Jorge Londoño, dijo que el interés primordial de la compañía es elevar la presa siete metros más del nivel en que se encuentra actualmente

Las autoridades insistieron en que la evacuación es de carácter "preventivo" ante el peor escenario que pueda ocurrir, descartando de momento un colapso de la obra.

La fuerte temporada de lluvias también ha aumentado el riesgo de un desastre mayor.

Los organismos de socorro recomendaron a las autoridades de los departamentos de Sucre, Córdoba y Bolívar, por donde también fluye el río Cauca, permanecer en alerta.

Así comenzó la emergencia

La emergencia en Hidrointuango comenzó el pasado 28 de abril por una "condición geológica imprevisible" que causó un derrumbe que tapó el flujo aguas abajo.

Aunque inicialmente se destaparon unos túneles auxiliares, usados en la primera fase de construcción del proyecto, el invierno en la zona complicó la situación. 

El pasado 7 de mayo la central sufrió un derrumbe, lo que provocó el taponamiento del curso del río y la acumulación de agua en la presa en construcción que, de no poder contener el flujo del cauce, se desbordaría y causaría graves afectaciones en las comunidades que viven a orillas del Cauca.

Lo anterior forzó el pasado 10 de mayo a EPM a inundar, como última medida, la casa de máquinas donde se alojan ocho unidades de generación. 

Como consecuencia, el fin de semana (sábado 12 de mayo) se ordenó la evacuación de los pobladores ribereños de cuatro municipios del departamento de Antioquia por la creciente del río Cauca, el segundo más grande del país después del Magdalena, luego del destaponamiento de uno de los túneles de Ituango.

Las autoridades ordenaron el miércoles 16 de mayo nuevamente la evacuación del municipio de Puerto Valdivia, cercano a la central eléctrica, por la amenaza de que la creciente del río arrase sus viviendas. (Lea también: Ituango (Antioquia) quedó incomunicado por emergencia en hidroeléctrica)

Cinco trabajadores de la central resultaron heridos, cuatro de los cuales no presentaron consecuencias significativas, mientras que el quinto sufrió un trauma craneoencefálico y se encuentra hospitalizado y estable.
 

Riesgos, medidas y evacuación

En total ya fueron evacuadas 4.985 personas. En Puerto Valdivia 2.194, Tarazá 814, Cáceres 1.128 y Caucasia 849.  En Puerto Valdivia hay 250 personas en albergues temporales.

La directora del Departamento de Gestión del Riesgo, Juliana Palacio, aseguró que la evacuación de personas continuará por prevención, ante el inminente riesgo en la presa.

El gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, instó a los alcaldes a dar la orden de evacuación y a dar cumplimiento a los protocolos establecidos para evitar la ocurrencia de cualquier eventualidad por el incremento del caudal del río Cauca, tal como ocurrió el pasado sábado 12 de mayo.

El caso más dramático es el de Puerto Valdivia. Allí, por ejemplo, este miércoles 16 de mayo y en menos de dos horas 2.194 habitantes del corregimiento de ubicado en el norte de Antioquia salieron con las pocas pertenencias que lograron empacar (bolsos, ropa y algunos colchones), tras la alerta máxima por la obstrucción en la casa de máquinas del proyecto Hidroituango.

El afluente pasó de 2.500 metros cúbicos por segundo, caudal habitual en época de lluvias, a 6.000 metros cúbicos por segundo.

Aunque el caudal del río Cauca se normalizó a las 2:45 de la tarde del mismo día, según EPM, las medidas preventivas de desalojo en los pueblos ribereños se mantienen vigentes, así como el miedo de sus habitantes, pues la alerta sigue siendo máxima.

En la mañana de este jueves 17 de mayo llegaron varios camiones de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo con kits de aseo y comida para ser distribuidos, ante la escasez de alimentos entre los damnificados.

Entretanto el alcalde Ituango, Hernán Álvarez Uribe, aseguró que la población quedó incomunicada por el inminente riesgo de circular por la vía principal del municipio, que limita con el proyecto de la hidroeléctrica. Unas 180 personas diarias circulan por esta carretera.

El mandatario local reiteró que para garantizar la evacuación de los habitantes, EPM les propuso estudiar la posibilidad de transporte fluvial o aéreo para trasladar enfermos o heridos, en caso de que sea necesario. (Lea aquí: Emergencia en Hidroituango es indeseable y no se ha podido controlar: EPM)

Destacó que por la emergencia del miércoles en la casa de máquinas de la hidroeléctrica, esa vía quedó imposible de transitar, pues está por encima del proyecto. Y ante el riesgo de una nueva borrasca del río Cauca, ocurriría una situación lamentable.


¿Por qué es importante la casa de máquinas?

Al cumplirse 10 días del derrumbe en el túnel de desviación de aguas en Hidroituango, el pasado 10 de mayo, Empresas Públicas de Medellín (EPM) tomó la decisión de abrir las compuertas de la central para que el río Cauca fluyera por cuatro túneles, evacuando dos mil metros cúbicos de agua por segundo.

La decisión inundó la casa de máquinas de la Hidroeléctrica, lo que –se prevé- deja millonarias pérdidas que aún no se contabilizan.

El gerente del grupo EPM, Jorge Londoño de la Cuesta, explicó que la decisión de inundar la Casa de Máquinas se tomó para evacuar las aguas que están represadas, situación que no permite que el embalse sea inaugurado el 30 de noviembre, como se tenía previsto.

Debido a la inundación, algunos equipos de la casa de máquinas se dañaron y salieron a flote, por lo que las cuadrillas de EPM intentan que esta situación no genere daños adicionales.

La compañía informó que las pólizas de seguros cubrirán parte de las pérdidas que dejó la inundación; sin embargo, las directivas aclararon que la empresa deberá asumir un porcentaje de los gastos.

EPM informó que los ingenieros hicieron el mejor acondicionamiento posible al interior de la casa de máquinas para dicha operación.

Los daños que ocasionaron la inundación en la Casa de Máquinas de Hidroituango es una de las mayores dificultades que atravesará la compañía en su historia.


¿Qué pasaría si se rompe la presa?

El mayor temor de las autoridades es un colapso de la presa de Hidroituango

Si esto llegara a suceder, el peor escenario que contempla EPM de la emergencia, se inundarían "en su totalidad" las cabeceras urbanas de Puerto Valdivia, Nechí, Cáceres y Tarazá.

Caucasia, entretanto, resultaría inundado en un 70 por ciento. De darse esta situación, la avalancha cubriría la mayoría del Bajo Cauca antioqueño en un lapso de 18 horas, según estimativos de la EPM.

La confirmación es de Jorge Londoño de la Cuesta, gerente del grupo EPM, al advertir que los expertos están inspeccionando una posible erosión de las obras, ya que las aguas del río Cauca están golpeando con fuerza la parte posterior de la represa

Advirtió que de comprobarse una desestabilización de la hidroeléctrica, las autoridades activarán la alerta roja.

“Indudablemente el peor escenario sería un rompimiento de la presa, si eso se da es un evento de una mancha de inundación muy grande, muy grande. Estaría inundando la totalidad de las viviendas de Puerto Valdivia; Cáceres es un municipio que está muy abajo y también resultaría inundado totalmente”, dijo.

La troncal a la Costa Caribe podría ser cerrada, en caso de una emergencia.

El gerente de EPM explicó que si la represa se rompe, la avalancha llegaría en una hora a Puerto Valdivia, quedando inundado en su totalidad; en cinco horas Cáceres y Tarazá, en 10 horas a Caucasia y en 18 horas a Nechí el cual, pese a su distancia, también quedaría inundado por el río Cauca.

“Desde anoche (miércoles) instalamos unos instrumentos de medición y con ayuda de personal técnico para ver si en la represa se va presentando erosión o algún movimiento estructural".

Las autoridades de la región y la dirección de EPM declararon el miércoles que la situación era "crítica", ya que la medida de inundar la sala de máquinas de la hidroeléctrica para disminuir el volumen de agua represada no alivió el problema y puso en peligro esa estructura.

Además, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) indicó que una salida de agua en una de las galerías de la central “podría erosionar la base de la presa”, por lo que se “mantiene un monitoreo permanente”.

La temporada de lluvias que vive Colombia habitualmente por estas fechas agrava la situación y contribuye a aumentar el nivel del agua de la presa en construcción de Hidroituango, que amenaza con desbordarla.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) informó que las lluvias continuarán en la zona amenazada por el desbordamiento del río Cauca a causa de los derrumbes sufridos en la hidroeléctrica Ituango.


¿Cuál es el papel de EPM?

Empresas Públicas de Medellín (EPM) es uno de los mayores accionistas y encargado de la obra de Hidroituango, considerado el proyecto energético más ambicioso en la historia de Colombia y su costo supera los nueve billones de pesos.

El resto de accionistas son el Instituto para el Desarrollo de Antioquia (IDEA), el Departamento de Antioquia, la Central Hidroeléctrica de Caldas S.A. E.S.P. (CHEC), la Nación y la Financiera Energética Nacional S.A. (FEN), además de un porcentaje de accionistas minoritarios.

Antes del derrumbe que ocasionó el represamiento del río Cauca, los dueños de la central esperaban poner a funcionar las dos primeras turbinas el 30 de noviembre de este año, situación que no sucederá.

Se estipula que la central puede llegar a generar el 16 por ciento de la demanda energética del país. Cuenta con una inversión superior a los 3.000 millones de dólares y tendrá una capacidad de 2.400 megavatios.

Grupos ambientalistas han denunciado que la construcción ha generado "desalojos forzados" y la falta de compensación justa por las tierras y planes de reubicación.

Además del rechazo de pobladores, un grupo de 25 eurodiputados pidió recientemente frenar la construcción de la central hidroeléctrica para permitir recuperar cuerpos de víctimas del conflicto armado antes del llenado del embalse.

¿Qué está pasando en Hidroituango?
Fuente

Por RCN Radio con información de las agencias EFE y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.