Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Thumbnail

Recomendaciones para negociar el pago del arriendo durante la cuarentena

Un diálogo con mentalidad 'gana-gana' puede ser la mejor forma de llegar a un acuerdo favorable.

Cientos de miles de arrendatarios están enfrentado dificultades para poder cumplir con su obligación del mes, después sentir los efectos económicos de la emergencia decretado por el Gobierno Nacional por la pandemia del Coronavirus.

Si bien el Gobierno ha emitido una serie de medidas para proteger a las personas, ante una acción de desalojo a causa de la falta de pago en los arriendos. En los cerca de 30 decretos emitidos referentes a la crisis del COVID 19, en ninguno se establece una directriz que concreta que permita dirimir o aliviar la carga de los arriendos a vivienda o establecimientos comerciales.

Lea acá: ¿Qué hacer con las cesantías ante su caída de rentabilidad por el coronavirus?

¿A dónde puedo llamar para tener acompañamiento psicológico?

Rodrigo Cifuentes, socio de Corporate Finance de BDO en Colombia, afirma que “la mejor alternativa es negociar con su arrendatario".

“El dueño del espacio que usted ocupa tiene la misma preocupación suya, no quiere perder plata y tampoco quiere que usted la pierda, por lo que abordar la negociación en un tono gana-gana, es la mejor manera para que ambos afronten la situación”.

Mire también: ABC para desinfectar frutas y verduras que llegan a casas en medio de cuarentena

Por este motivo ofrece un par de recomendaciones sobre lo que se debe tener en cuenta al momento de sostener una negociación con un arrendatario:

Inmobiliarias: pueden convertirse en un mediador,  en caso de que el pago de su arriendo sea a través de una inmobiliaria, esta entidad están interesada en encontrar una alternativa que le funcione a su cliente como arrendador y a ellos como intermediarios para proteger su comisión.

Ganar – ganar: encontrar el punto medio siempre resulta ser el arreglo más conveniente, por eso es importante ofrecer alternativas de negociación claras y que expongan una capacidad de pago definida. 

Así le devolverán el IVA

Consulte también: ¡Feliz viernes! Ranking de canciones para subir el ánimo en cuarentena

Diferido parcial: plantee a su arrendatario un pago parcial del canon durante los meses por los que se extienda la emergencia económica, con el compromiso de volver a la normalidad apenas termine la crisis. El monto pendiente de los pagos de esos meses, se pude diferir en el tiempo restante del contrato o pagarlos de un solo contado al final del mismo.

Diferido total: en vez de pagar una parte del total del arriendo durante los meses de emergencia económica, acordar no pagar en este periodo de tiempo, con el compromiso de realizar el total de la obligación al final de este.

Contratos en fase final o de renovación: si su contrato está a punto de caducar o está en periodo de renovación “jugar” con el aumento habitual del canon correspondiente al IPC, puede ser una herramienta de negociación.

Dónde y cómo reclamar subsidios del Gobierno

Use créditos bancarios: La banca está ofreciendo en este momento préstamos con mejores tasas y plazos más cómodos. También el Gobierno Nacional ha lanzado una serie de paquetes financieros que pueden ser beneficiosos. Acceder a uno de ellos es una alternativa en caso de que la negociación no haya llegado a buen término con su arrendatario y usted quiera seguir el inmueble.

"Si bien sería cambiar una deuda por otra, la regulación del sector financiero suele ser más clara y con una buena búsqueda de alternativas para elegir la que mejor se acomode a sus posibilidades de pago, puede acceder a una opción que le dé más tranquilidad. Es más, acceder a un crédito por el total del canon de arrendamiento por lo que queda del contrato, le puede dar una alternativa de negociar por pronto pago de la totalidad de los meses pendientes".

Consulte también: Calentamiento global no se solucionará con freno industrial por coronavirus

Tenga en cuenta que no pagar, no es una opción, esta vía solo generaría un problema financiero junto a líos de corte legales. En este momento no hay nada que no le obligue a su arrendador a no cobrar el arriendo. En el caso de que usted no tenga los recursos y el pago de su obligación sea completamente inviable, es mejor buscar una forma de disolver en buenos términos el contrato y estructurar un plan de pagos a futuro.