Aunque el Gobierno Nacional esperaba avanzar en el trámite de la reforma política y electoral en el Congreso antes del 20 de junio, los tiempos ya no dan y el proyecto quedará para la próxima legislatura. Así lo definieron el ministro del Interior, Guillermo Rivera, y los ponentes de la iniciativa que se tramitará dentro del marco de la implementación de los acuerdos de La Habana. El ministro Rivera afirmó que existe consenso entre todos los partidos para sacar adelante la reforma. “Ya estamos a escasos tres días de terminar la legislatura y sería inoficioso radicar una ponencia en este momento, luego lo que hemos convenido es radicarla la última semana de julio para empezar en firme la discusión”, señaló. “En general todos los partidos, tanto los de la Unidad Nacional como los que no hacen parte de ella, apoyarán esta reforma política”, añadió. El ministro del Interior afirmó que con esta iniciativa habrá controles a la financiación de las campañas políticas que podrían empezar a aplicarse en las elecciones de 2018 y 2019. “Se prohíbe contratar transporte el día de le elecciones, para manifestaciones públicas, se prohíben las dádivas, los regalos y también se apoya la idea de que exista un instrumento muy eficaz de carácter jurisdiccional que permita hacer un control real de la financiación de las campañas”, indicó. La lista cerrada para las elecciones es el tema que menos consenso tendrá durante la discusión de la reforma política después del 20 de julio en el Congreso.