Sectas satánicas estarían detrás del hecho que ha causado temor entre los habitantes de la comuna siete. 7 tumbas y 13 osarios fueron profanados por desconocidos en el antiguo cementerio del sector del Salado así lo informó a través de RCN La Radio el sacerdote Augusto Gómez Cadena, párroco de la iglesia San Isidro de esta comunidad. Los cráneos de los cadáveres fueron hurtados de los ataúdes aprovechando que el lugar desde hace años fue cerrado. El representante de la iglesia católica aseguró que quienes irrumpieron de manera violenta en las bóvedas de los difuntos atentaron directamente contra Dios y calificó el hecho como un sacrilegio. La osamenta quedó esparcida por el cementerio según informaron los vecinos que residen cerca al campo santo. El sacerdote Gómez Cadena agregó que la decisión de excomulgar a las personas que profanaron las tumbas, recae directamente en el Arzobispo de Ibagué, Flavio Calle Zapata.