Intranquilos se encuentran los habitantes del municipio de Santa Isabel tras la aparición de dos pumas que estarían depredando ovejas, terneros y caballos de los campesinos de esta localidad.

Jaime Rincón, alcalde de Santa Isabel, explicó que a la fecha más de 30 animales han sido devorados por los felinos que rondan en zona rural de la jurisdicción

El mandatario hizo un llamado a la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, con el fin de que los depredadores sean capturados y liberados en un sector adecuado y seguro para la fauna silvestre.

Aseguró que la comunidad teme que continúen los ataques contra el ganado e incluso contra la misma población que comúnmente se desplaza en largos trayectos desde la zona rural hasta el casco urbano.



La Administración de Santa Isabel dio instrucciones a los campesinos para que no atenten contra la vida de los felinos.