Foto AFP

Las autoridades han declarado la alerta amarilla en el departamento de Boyacá debido a que presenta bruscos cambios de temperatura que han oscilado desde los -2 grados centígrados, y en algunos municipios han alcanzado los 40 grados. De igual forma hay alerta naranja en 51 municipios por incendios forestales y 72 municipios están en alerta roja por altas temperaturas. Jhon Carrero, director de la Unidad Departamental de Gestión del Riesgo en Boyacá, dijo a RCN Radio que en esta región "estamos en alerta amarilla, por el tema de cambio climático y de temperaturas, Tunja ha soportado niveles desde los -2 grados en las madrugadas, y alrededor de 25 grados al medio día, estos cambios bruscos afectan gravemente los campos". El Fenómeno del Niño se dará con una insistencia supremamente rigurosa por lo menos hasta junio, con una sequía cada vez más amenazante, según el Ideam. Lo preocupante es que la mayoría de los 123 municipios de Boyacá están desprotegidos frente a la ocurrencia de incendios forestales. Solamente 28 municipios han creado su cuerpo de bomberos, y apenas 18 de estos funcionan operativamente, ya que los otros 10 son de papel y no tienen equipos. Carrero hizo un llamado a los nuevos alcaldes para que creen y doten su cuerpo de bomberos con el equipamiento necesario para atender las emergencias con efectividad y sin arriesgar la vida de los voluntarios. “Los alcaldes son los directamente responsables de atender los incendios en sus municipios, y no pueden acostumbrarse a que esta responsabilidad sólo recaiga o se asista por unidades del bomberos vecinos, por la unidad departamental de Gestión del Riesgo”, señaló Carrero. Las lluvias se han disminuido entre un 40% y un 60% en esta zona del país, y de acuerdo con el Ideam, se disminuirán mucho más por lo menos en los próximos dos meses.