La temporada de lluvias que se registra en el Huila estaría generando condiciones de humedad y temperatura óptimas para el proceso biológico de una de las especies invasoras más complejas de Colombia, como lo es el caracol africano.

Las autoridades ambientales en el departamento confirmaron que la proliferación de los caracoles se estaría generando en los lotes baldíos, debido a que en estos lugares no se hace control a malezas, se acumulan basuras y escombros; generando que estos moluscos prefieran estas zonas para poner sus huevos, aumentando rápidamente su población.

Carlos Andrés González, subdirector de Regulación y Calidad Ambiental de la Cam, confirmó que el más reciente caso se presentó en el barrio Los Andaquies de Neiva, donde la comunidad neivana se mostró muy preocupada por las enfermedades que se podrían presentar tras la aparición de esta especie.

Para esto, la Cam y el grupo de la Policía Ambiental del Área Metropolitana, realizó una jornada de recolección del molusco y entregó material educativo a la comunidad para que aprendiera a realizar la disposición adecuada de la especie invasora.