Los organismos de gestión del riesgo del municipio de Pajarito realizan evaluación de las afectaciones que se presentaron luego de la creciente de dos quebradas que pasan por sector de la vereda La Malavita. Los bomberos de la población con cerca de 11 unidades atendieron la emergencia que dejó un resultado de aproximadamente diez familias afectadas. Según Inocencio Pérez, alcalde del municipio, la situación revistió cierta complejidad, al colapsar los alcantarillados de la población producto de la creciente. Anoche luego de una reunión con el Consejo Municipal de Gestión de Riesgos, se determinó que las familias afectadas se reubicaran donde sus familiares, mientras que hoy se analizarán las ayudas que se pueden entregar a los damnificados. El mandatario local señaló que la situación también es consecuencia de la falta de responsabilidad de algunas personas que realizan malas prácticas de tala indiscriminada de árboles y manejo de malezas.