Foto: prensa Car Cundinamarca

Para desarrollar un cultivo de papa en el predio El Candado, sus propietarios se enfrentan a un proceso sancionatorio por la Car Cundinamarca, que puede finalizar en una millonaria multa y la obligación de la restauración de la zona afectada, tras comprobarse la destrucción de cinco hectáreas de frailejones. Los funcionarios de la autoridad ambiental, comprobaron que no solamente se afectó la vegetación nativa; sino que también, se invadió la ronda de una quebrada, afluente del río Curubital, el cual surte a varias familias y que se encuentran a menos de un metro del cultivo. Cuando llegaron los funcionarios de la Car al predio, al menos 6 trabajadores estaban realizando la aplicación de cal viva sobre el suelo y surcado sobre la ronda hídrica del recurso. En el momento de la diligencia, los presuntos dueños del predio e infractores, transportaban semilla de papa en un tractor con remolque, el cual pasaba por encima de los frailejones causando la destrucción de esta importante especie del páramo. Luego de notificar la suspensión de las actividades agrícolas, se advirtió que la evasión de la medida puede agravar el proceso, lo que obligaría a la Car a compulsar copia a la Fiscalía General por delito penal.