Dos hombres en moto dispararon contra monseñor Gonzalo Ramírez Gutiérrez, párroco de la Catedral del Espinal (Foto: Archivo RCN Radio)

Monseñor Gonzalo Ramírez fue víctima de los delincuentes en un nuevo caso de fleteo ocurrido en un concesionario de vehículos en Ibagué.

Dos hombres en moto abordaron a Monseñor Ramírez Gutiérrez y lo despojaron de 8 millones de pesos que había retirado de una entidad bancaria para pagar la última cuota de un vehículo que había adquirido en una concesionaria de vehículos en las afueras de Ibagué.

El prelado intentó oponer resistencia y uno de los asaltantes hizo dos disparos, uno de ellos le impactó en una de sus manos, afirmó Diego Ramírez, sobrino del sacerdote quien le acompañaba en el momento del atraco.

Retiramos la plata de una entidad bancaria en la calle 35 con carrera 5 y de ahí nos dirigimos al Concesionario Casa Toro en el sector de Mirolindo a la salida de Ibagué para pagar la última cuota cuando uno de los delincuentes le arrebato un bolso a mi tío quien intentó evitar el atraco. En ese momento el ladrón sacó un revólver y lo hirió en la muñeca. 

Monseñor Ramírez fue trasladado a un centro asistencial de Ibagué donde fue sometido a una cirugía y  se encuentra fuera de peligro pero bajo observación médica. 

Reacción de la Iglesia Católica

El obispo de la Diócesis del Espinal, Monseñor Orlando Roa Barbosa rechazó el acto delincuencial del que fue víctima el párroco de la catedral y afirmó que es preocupante la ola de inseguridad que se ha apoderado de los centros urbanos.

De los delincuentes no se escapa nadie, ni siquiera los representantes de la iglesia católica. Lo han podido matar pero afortunadamente le herida que recibió no fue grave. Es evidente que fenómenos como el consumo de alucinógenos y la delincuencia son dos males que están afectando a todas las ciudades colombianas.

Por su parte, la policía implementó un plan candado para lograr la captura de los delincuentes.