El anima se encuentra bajo la protección de las autoridades ambientales en el Huila. Foto Cortesía Cam

Una pequeña cría de nutria de río, identificada como (Luntra longicaudis) fue rescatada en la vereda Los Guaduales del municipio de Acevedo. El animal  fue encontrado en poder de una familia de la zona, la cual afirmó haberlo hallado abandonado sobre la ribera del río Suaza,  razón por la cual lo llevaron  hasta la vivienda,  donde lo alimentaron  con leche de vaca. La acción adelantada por la Corporación Autónoma Regional del Lato Magdalena y la Policía de Carabineros en el municipio de San Agustín, permitió recuperar este animal. De acuerdo con Mario Enrique Suárez Rodríguez,  médico veterinario, quién  atendió la diligencia,  la nutria se encontró estable, aunque en condiciones físicas desfavorables debido a la precaria alimentación y al cautiverio. “El animal estuvo más de ocho día a base de una dieta de leche, porque  asociaron que al ser cachorro ingeriría ese alimento,  pero sabemos que su alimentación son peces, únicamente.  La encontramos muy baja de peso, deshidratada, aunque consiente y activa”, sostuvo el profesional. En la Dirección Territorial Sur de la CAM la nutria recibió atención veterinaria,  en donde   se le suministró suero y alimento apto para su condición. Luego fue trasladado hasta el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre-CAV de la Corporación en el municipio de Teruel,  para iniciar el proceso de recuperación. “Vamos a estabilizarla a nivel físico y dejar que se desarrolle hasta ser un adulto.  Luego valoraremos su comportamiento y sí es apto para sobrevivir  en condiciones naturales,  lo liberaremos posiblemente en  la zona donde fue encontrado, ya que conocemos su procedencia”,  señaló Suárez Rodríguez. Protección También conocida como ‘lobito de río’, es  una especie que en Colombia se encuentra bajo la categoría Vulnerable (Vu),  de acuerdo con  la Resolución 0192 de 2014 del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Aunque es común hallarla en los diferentes cuerpos de agua dulce, tanto en clima frío como templado, son  víctimas de la cacería intensiva para comercializar sus pieles y como alimento. Las evidencias y estimaciones sobre pérdidas económicas en cultivos de peces atribuidos a incursiones de nutrias en la región, también han generado reacciones negativas contra la especie. De acuerdo con datos del Instituto Alexander VonHumboldt, “no existe información adecuada sobre la distribución actual en Colombia y se infiere que sus poblaciones están muy fragmentadas o han sido erradicadas de numerosas cuencas hidrográficas”. Se considera que la especie en el país ha venido desapareciendo rápidamente de gran parte de las cuencas hidrográficas, no solo por la caza sino también por la pérdida de la oferta alimenticia como resultado de la contaminación del recurso pesquero.