Las autoridades de Zipaquirá atendieron en horas de la mañana  de este lunes un motín ocurrido en la cárcel de ese municipio cuando varios internos protestaron por el hacinamiento en dicho centro penitenciario con la quema de colchonetas, así como otras acciones de rebeldía con la guardia del penal. Según los reportes de las autoridades, los hechos se presentaron cuando los funcionarios del INPEC procedían con labores de registro e inspección en busca de presuntas caletas con drogas y armas, sin embargo los internos entraron en desobediencia y solicitando la presencia del director del penal, así como representantes de las autoridades, exigieron condiciones dignas de reclusión al indicar que la cárcel tiene capacidad para 130 detenidos, pero actualmente alberga 350. Tras varias horas de negociaciones, los representantes del INPEC, del Ministerio Público, de la Administración Municipal, así como de la Policía, se comprometieron a buscar salidas a la crisis entre las que se planteó la construcción de un edificio más amplio para el centro de reclusión. El motín se registró éste 16 de octubre sobre las 10:30 de la mañana.