Río Caquetá por el sector del municipio de Curillo.

Varias medidas han adoptado las autoridades del sur del Caquetá para evitar epidemias, por la emergencia sanitaria que se ha presentado, principalmente en el municipio de Curillo, debido a la contaminación que ha sufrido el rio Caquetá, por la aparición de los cuerpos de las víctimas de la avalancha de Mocoa en el  alto grado de descomposición. Según Gustavo Ortega Ramírez, coordinador de la Gestión del Riesgo en el Caquetá, está situación los obligó a suspender el servicio de agua potable en la población, porque a la fecha se han encontrado en la fuente hidrica 59 cuerpos, 52 en límites de Putumayo y Caquetá, y los otros siete en los municipios de Solita y Curillo. “Me he comunicado con el señor coordinador de la Gestión de Riesgo del municipio de San Miguel, Putumayo, y me informa que ellos han rescatado 52 cuerpos de las personas que fallecieron en la tragedia de Mocoa, más siete cuerpos que nosotros hemos encontrado entre los municipios de Solita y Curillo”, reveló Ortega Ramírez. Por su parte, el secretario de Gobierno y alcalde encargado del municipio de Curillo, Edinson Cuesta, manifestó que la empresa de servicios públicos, activó un plan de contingencia para suministrar el agua a los centros asistenciales, centros educativos y a la comunidad. “En conjunto con la Secretaría de Salud Departamental, se tomó la decisión de suspender el bombeo de agua, hasta que no se haga el análisis para poder determinar el grado de contaminación del río, por lo que desde la empresa de servicios públicos, con el plan de contingencia a través de carro tanques, se está llevando agua a las Instituciones Educativas, hogares infantiles y el hospital”, explicó. Hoy los organismos de socorro harán un nuevo barrido por el río, porque se estima que en medio de las palizadas haya más cuerpos.