Cargando contenido

El alud que causó represamiento del río Ambeima destruyó la vía que comunica al corregimiento de La Marina con el municipio de Chaparral.

Deslizamiento en la vereda San Pablo de Chaparral
Deslizamiento en la vereda San Pablo de Chaparral
Secretaría de Ambiente y Gestión del Riesgo del Tolima

La mayor afectación que dejó el desprendimiento de una parte de la montaña en el sector del Tunal de la vereda San Pablo, en el municipio de Chaparral, es la pérdida de 100 metros de la vía que comunica el casco urbano de esta localidad con 16 veredas del corregimiento de La Marina.

La directora de gestión del riesgo del departamento, Andrea Mayorquín, afirmó que durante una reunión de los organismos de emergencia se determinó agilizar el trazado para habilitar un paso peatonal provisional que no genere riesgo a la comunidad.

En contexto: Dos personas heridas y 16 veredas incomunicadas por lluvias en Chaparral

Una vez conocido el informe de las autoridades locales y los organismos de emergencia de Chaparral, se ha establecido como prioridad adelantar las gestiones que permitan atender a dos mil habitantes de las veredas aisladas y buscar una vía peatonal provisional.

“Cortolima nos otorgó varios permisos para empezar el estudio y volver a trazar la vía porque esta quedó totalmente perdida. Se estima que no en menos de mes y medio tendrían nuevamente la vía que afecta aproximadamente a 16 veredas del municipio”, dijo Andrea Mayorquín.

El delicado estado en que quedó la vía no permite el paso de ninguna clase de vehículos y los usuarios tienen que hacer trasbordo en el sector donde ocurrió el alud.

“Es importante que las personas tengan cuidado al pasar, porque se están pasando por el tramo donde está el deslizamiento. Se acordó con los organismos de socorro para colocar algunas delimitaciones y socializar con toda la comunidad sobre la amenaza tan alta que hay”, agregó.

Por su parte el alcalde de Chaparral, Humberto Buenaventura, explicó que la población se encuentra preocupada, principalmente los productores agrícolas, ya que requieren el tramo para transportar los alimentos a otras zonas del Tolima.

“Ahora es tiempo de cosecha y los campesinos necesitan sacar sus productos para la venta y poder generar ingresos que necesitan para pagar deudas”, manifestó el mandatario.

Ante la posibilidad que se incrementen las lluvias y ocurran nuevos deslizamientos que arrastren material vegetal y lodo, los organismos de gestión del riesgo y habitantes de la vereda San Pablo mantienen vigilancia permanente al caudal del río Ambeima, también en Chaparral.

Le podría interesar: El Líbano, el municipio más afectado por el invierno en el Tolima

Otras emergencias

Los organismos de socorro en el Tolima han atendido emergencias en diferentes municipios, como consecuencia de las fuertes precipitaciones.

En el norte del departamento, en Palocabildo y Casabianca se presentaron inundaciones  que dejaron varias familias afectadas. También se reportó el aumento de nivel de los ríos Gualí y Magdalena, a la altura de Honda. 

En el sur del Tolima continúa la atención de deslizamientos  que han generado dificultades en la vía Bilbao – Herrera, en el municipio de Planadas. 

Según la secretaría de Ambiente y Gestión del Riesgo, en la primera temporada de lluvias del 2019 se ha brindado ayuda a más de 1.500 personas que han resultado afectadas. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido