Ante el poco interés que hay de los ciudadanos que comercializan carne de cerdo para utilizar los servicios en la planta de sacrificio de porcinos, la junta directiva de Cofema determinó dar un plazo hasta el 30 de septiembre para que mejoren  los ingresos o proceder a cerrarla defectivamente. El gerente de la empresa Milton Chávez, explicó que pese a los requerimientos del INVIMA, con las autoridades se deben tomar medidas porque son pocos los animales que se sacrifican en la planta de Cofema y es alto consumo de carne de cerdo que hay en el departamento. “Los bajos índices de sacrificio que escasamente llegan a los 300 cerdos en el mes de agosto, han llevado a la junta directiva a determinar cómo plazo máximo para el cierre de la planta el 30 de septiembre, esperamos los alcaldes y la Gobernación del Caquetá nos apoyen para lograr incrementar estos índices y no tener que proceder al cierre de la planta, lo cual nos llevaría a tener que pensar en la construcción de una planta nueva para podernos acreditar ante el INVIMA como planta de sacrificio porcino”, explicó. El funcionario, agregó que las perdidas acumuladas de la compañía superan los 200 millones de pesos.