Cargando contenido

El llamado "Proyecto de Vida" busca que jóvenes del campo logren la reidentificación.

Colegio Campestre Santo Domingo Sabio
Colegio Campestre Santo Domingo Sabio

El Colegio Campestre Santo Domingo Sabio, ubicado en el municipio de Anolaima (Cundinamarca), lleva más de diez años buscando cambiar la forma de educar en el campo buscando, entre otras cosas, redefinir lo que significa el mismo.

En cabeza del sacerdote español Ángel Alfaro, esa institución educativa introdujo un año escolar entre los grados de noveno y décimo, con el fin de enseñar a los jóvenes algunos aspectos que aporten a su plan de vida.

"Desde la educación podemos incidir en el desarrollo social, humano, integral, en este caso, de comunidades que habitan el sector rural", explicó Alfaro.

Ese año adicional está destinado a fomentar las prácticas de procesos relacionados con el campo, con el fin de lograr que los estudiantes se identifiquen con su propio contexto y con el significado del campo.

"El hilo conductor del proyecto no es otro que la reidentificación del mundo campesino. Volver a redescubrir y transmitir a las generaciones venideras, redescubrir qué es el mundo campesino", agregó el sacerdote.

Lea tambiénCampaña sucia se estaría tomando proceso electoral en Cundinamarca

Según Alfaro, hay varias causas que han generado la percepción en los jóvenes que el campo es improductivo y ha creado estereotipos en los modelos de las ciudades, por lo que, al menos ese municipio, es de carácter expulsor.

"El modelo del campo, la vida del campo y sobretodo los procesos productivos y de desarrollo que se ven en el campo no son acorde con los intereses de los jóvenes", explicó.

"Hay una nueva generación que tiene miras completamente diferentes. La incidencia de redes y de medios de comunicación que abren al individuo a la globalización y a otros universos posibles hace que la imagen del campesino, no sea apetecible", agregó.

"No se identifican porque desde el campo, en las condiciones actuales, muy difícilmente un joven puede forjar un proyecto de vida. No porque no tenga las capacidades, sino porque no existen las posibilidades", finalizó el sacerdote.

Explicó que las consecuencias de esto es que los jóvenes salgan a buscar otras oportunidades por fuera del municipio, sin los medios necesarios para lograr estabilizarse fácilmente fuera de su contexto.

Lea acáReubicación de vendedores ocasiona disturbios en Natagaima

Por esa razón, explicó que la base del llamado "Proyecto de Vida" está en que quienes lo implementen puedan encontrar formas productivas y de vida que satisfagan sus necesidades y sueños.

"Es un modelo educativo el que nosotros planteamos que es un poco particular y sui generis, contemplado dentro de la norma y dentro de la ley, pero no es algo que ocurra todos los días. Entonces, claro, no es comprendido", dijo.

Asimismo, Alfaro considera que el sistema educativo colombiano debe contar con la reflexión pedagógica que permita analizar las necesidades de cada niño, teniendo en cuenta su contexto.

"Yo no sé si para todo el campo colombiano nuestra propuesta pedagógica sea viable. Lo que sí es viable y factible son los elementos a partir de los cuales nosotros reflexionamos porque son síntomas que en todo el territorio se dan", agregó.

Finalmente, el sacerdote aseguró que el proyecto fue presentado ante la Secretaría de Educación de Cundinamarca y fue aprobado por encontrarse dentro del marco de la normativa. RCN Radio intentó conseguir el punto de vista de la Gobernación pero no fue posible.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido