Foto: www.cubara-boyaca.gov.co

Las autoridades en Cubará diseñan plan de contingencia para atender adecuadamente a los colombianos que regresan. El municipio de Cubará, Boyacá, fronterizo con Venezuela comenzó a recibir a decenas de familias colombianas que decidieron dejar el vecino país a raíz de la crítica situación que comenzaron a vivir con el estado de excepción que decretó el presidente Nicolás Maduro el viernes 21 de agosto. El alcalde del municipio, John Jairo Alonso, dijo en RCN La Radio que "en todo San Cristóbal, tenemos muchos colombianos y boyacenses. Al frente del municipio de Cubará, esos 13 kilómetros de frontera que nos separan de Venezuela, tiene 3 veredas y corregimientos donde habitan muchos colombianos, con mucho comercio. Estamos esperando en nuestro municipio a alrededor de 500 familias". Se espera que cerca de 500 familias de los sectores de Caño Pedraza, Los Bancos y Caño Azul, migren hacia el municipio de Cubará, donde se adelanta un plan de contingencia para recibir a los connacionales. Se trata de personas que tienen familia en Cubará y que se fueron hace varios años a buscar otras oportunidades a Venezuela, pero que por las últimas medidas de ese gobierno, ahora se les persigue. "La situación está muy tensa hace más de un año. Ellos están denunciando varios atropellos, y la complejidad es peor por la deportación y la represión de estas familias, muchos ya tienen incluso la nacionalidad venezolana", señaló el alcalde. Se prepara además un plan de contingencia con la oficina de Gestión del Riesgo del departamento para asistir a estas familias; "estamos adecuando los albergues con servicios públicos como agua, sanitario y cocinas, mientras se le da una solución definitiva a esta crisis" dijo Alonso. Asimismo mencionó que un asesor de la cancillería, tiene pleno conocimiento de la situación y que "las familias colombianas lo único que hacen es que ese país funcione, gente humilde, campesina y trabajadora, que hace producir lo poco que tiene Venezuela” agregó.  Muchas de estas familias deportadas son de Boyacá y un porcentaje importante tienen sangre indígena U´wa.