Cargando contenido

Pese a que el paro se cumplió pacíficamente durante el día, encapuchados se enfrentaron a la Fuerza Púbica cuando finalizaba la jornada.

Desórdenes en inmediaciones de la Universidad del Tolima
Desórdenes en inmediaciones de la Universidad del Tolima
Foto suministrada

El cierre de la jornada de protesta del 21 de noviembre en Ibagué, se vio empañada por enfrentamientos entre personas encapuchadas e integrantes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), en varios puntos del municipio.

Lea también: Confirman muerte de dos personas en Buenaventura en medio de saqueos

Cabe mencionar que el paro se desarrolló pacíficamente por más de 10 horas, sobre la Calle 37, una de las principales vías de la capital del Tolima. A este lugar llegaron miles de personas que se concentraron durante la jornada, desde la Carrera Cuarta hasta la Avenida Ambalá.

La Personería de Ibagué informó que una vez se levantó la manifestación, se registraron desórdenes en diferentes sectores de la ciudad. En dos de estos casos, hubo enfrentamientos con la Fuerza Pública.

“Todo transcurrió en completa normalidad durante gran parte del día, sin embargo, en horas de la noche se presentaron algunas situaciones en la Calle 37 con Carrera Quinta, los cuales fueron controlados por la Policía. También se presentaron otros disturbios en la Carrera Tercera y en la Universidad del Tolima”, expresó el personero, Camilo Ossa.

La situación de mayor gravedad se registró en inmediaciones de la Universidad del Tolima, donde cuatro personas (un estudiante y tres ciudadanos externos) resultaron heridas, producto de la confrontación.

“Se presentó una confrontación entre la policía y la comunidad que participaba pacíficamente en la protesta; en medio de estos hechos un gran número de personas ajenas a nuestra casa de estudios ingresaron a nuestro campus (…) Se reportó la existencia de cuatro heridos: un estudiante y tres personas externas, los cuales fueron atendidos por el personal de salud”, indicó Enrique Ortiz, vicerrector de Desarrollo Humano de la Institución.

El directivo informó que las instalaciones no sufrieron alteraciones de gravedad, pese a la duración de los enfrentamientos y al ingreso de personas externas a la Institución, que al parecer tenían la intención generar daños y saqueos en el plantel.

“Así mismo se presentó un conato de saqueo en la universidad, el cual fue atendido por el personal de seguridad y los mismos estudiantes. También se encontraron cinco menores, los cuales fueron retirados del campus y se entregaron a la Personería”, agregó Ortiz.

Le podría interesar: Nuevo toque de queda en Facatativá este viernes, tras el paro nacional

A través de un comunicado, la Institución rechazó las acciones de fuerza desmedida y violencia, que ponen en peligro la integridad de los miembros de la comunidad universitaria y de los habitantes del Barrio Santa Helena, donde se encuentra en plantel educativo.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido