En sesión extraordinaria del Consejo Departamental del Riesgo se definieron varias medidas para atender la emergencia que se presentó el 12 de diciembre en el municipio de Villarrica tras el desbordamiento de la quebrada El Botadero.

El consejo recomendó al alcalde de Villarrica, Arley Beltrán, declarar la calamidad pública por los efectos de la creciente súbita del afluente y los fenómenos de remoción en masa en este municipio ubicado al oriente del Tolima.

Jorge Enrique Cardoso, director de la Corporación Autónoma Regional del Tolima, Cortolima, explicó que es prioritaria la formulación un plan de acción para mitigar el riesgo que representa la quebrada en esta localidad.

Aseguró que será necesario intervenir inmediatamente los Box Culvert que están obstruyendo el trayecto de la quebrada, reubicar a las familias que se encuentran en zona de influencia directa y programar una reunión de trabajo con los habitantes de Villarrica para implementar las prioridades de los proyectos que recomienda el estudio de vulnerabilidad a riesgo por amenaza de remociones en masa.



Es de recordar que el desbordamiento del afluente provocó inundaciones en el 85% del casco urbano de Villarrica dejando al menos 150 familias afectadas.