Permanentes congestiones han afectado la movilidad entre Ibagué y Armenia en el sector del alto de La Línea luego del accidente que dejó dos personas muertas y 16 más heridas el martes en horas de la noche.

El represamiento de vehículos, sumado a los trabajos de construcción de las dobles calzadas entre Ibagué-Cajamarca y Calarcá-Armenia, los constantes trancones en el peaje de Cajamarca y las condiciones climáticas han generado traumatismos y retraso considerable en los tiempos de desplazamiento.

El teniente Miller Rodríguez, comandante de tránsito y movilidad de la Policía Metropolitana de Ibagué, dijo que se han incrementado los puestos de control a la altura de Boquerón, en la salida de Ibagué y son permanentes de los patrullajes toda vez que se han presentado vehículos varados en la vía.

Aseguró que a pesar de que se presenta congestión principalmente en el kilómetro 25 del alto de La Línea debido a la densidad de la neblina en el sector, el flujo vehicular se mantiene de manera lenta.

Las autoridades han indicado que el tránsito se ha duplicado en esta temporada y la infraestructura del peaje de Cajamarca ha sido insuficiente, razón por la que se incrementará el pie de trabajo para garantizar normal circulación en este corredor vial.

El Ministerio de Transporte y sus entidades adscritas, ampliaron las medidas de contingencia en algunas vías del país debido al alto flujo vehicular, desde ayer al mediodía en el corredor Calarcá – Cajamarca el tránsito es en doble carril sin restricción en sitios donde se ejecutan las obras del proyecto Cruce de la Cordillera Central, Túnel de la Línea.