Foto: Prensa Contraloría

El contralor de Cundinamarca, Ricardo López Arévalo, pidió al fiscal tercero delegado ante la Corte Suprema de Justicia, se reconozca el derecho a la verdad, la justicia y la reparación en un daño patrimonial calculado de más de 45 mil millones de pesos. “Me constituí en representación de los cundinamarqueses, como víctima en dos procesos que la Corte adelanta contra el denominado Grupo Nule, por obras adelantadas en el departamento, específicamente en relación con el acueducto de La Mesa – Anapoima y otros acueductos regionales”, explicó el contralor departamental. Agregó que “los perjuicios ocasionados al departamento pueden superar los 45 mil millones de pesos, y lo que más sorprende al contralor que lleva diez días en el cargo, es que ningún gobernador, desde Pablo Ardila, pasando por Andrés González y Álvaro Cruz, y ningún funcionario del nivel departamental, se hubieran constituido como víctimas en esos procesos”. López Arévalo, enfatizó que “no solo la escases de agua en el departamento se puede atribuir a fenómenos ambientales, yo digo, que también, es el fenómeno desastroso de los Nule en Cundinamarca”. El contralor departamental fue tajante al indicar que “vamos a buscar, que en el departamento no haya más obras inconclusas sin responsable fiscal. Lo que más le afecta a la comunidad es ver acueductos como el de La Mesa, escuelas, coliseos sin terminar. No voy aceptar durante mi ejercicio en la contraloría, obras inconclusas en el departamento. Alcalde o secretario que por dolo ocasione eso, pues va a tener su responsabilidad fiscal”.