La acción de los organismos de socorro y una fuerte lluvia caída en la madrugada de este jueves, permitió controlar el incendio forestal que afectaba esta población y que destruyó innumerables hectáreas de vegetación. Mientras tanto, en Ricaurte, continúan las llamas consumiendo bosques y pastizales en un sector limítrofe con la población de Agua de Dios, allí trabajan brigadas de la Car y bomberos, esperándose que en las próximas horas, helicópteros apoyen la labor de extinción del fuego. En Viotá, se atiende el incendio en el sector de El Espino y La Pita. Según informaron voceros de los bomberos que están en la zona, antes de mediodía se espera controlarlo totalmente. En Fusagasugá, las llamas aún afectan cerros del sector de las veredas del norte. Mientras que en Pacho también se presenta otra conflagración. Por su parte el gobernador encargado de Cundinamarca, Guillermo Rivera Flórez, indicó que “reorganizaremos el presupuesto para enfrentar esta emergencia y haremos el esfuerzo fiscal necesario y seguimos trabajando para garantizar el bienestar de la comunidad, ellos son nuestra prioridad”. Reiteró, su llamado a la comunidad, a no realizar las mal llamadas quemas agrícolas, que generan cerca del 90 por ciento de las conflagraciones