Cargando contenido

Foto: RCN Radio

La Contraloría General de la República reveló que el detrimento patrimonial asciende a  más de 4 mil millones de pesos. Por parte del ente de control se adelantan procesos de responsabilidad fiscal a entidades como el Incoder, Universidad Nacional y Finagro.

El órgano de control tramita procesos de responsabilidad fiscal a entidades relacionadas con el sector agropecuario, por presunto detrimento patrimonial pues son varios los proyectos de riego fracasados que hoy investiga la Contraloría en  la gerencia de Boyacá, con afectación de recursos en cuantía de $3.460.211.623 y en donde se vieron afectados los municipio de El Espino (4685.875.340), Aquitania ($485.875.340), Toca ($224.460.225) y  Chiscas ($2.064.000.718)

[imagewp:65922] Foto RCN La Radio

Se pudo verificar que en el contrato suscrito entre el Incoder y el consorcio Chicamocha en 2012, el contratista suministró e instaló equipos mecánicos e hidráulicos de los cuales, algunos presentaron fallas y permanecen fuera de funcionamiento y otros se desmontaron para ser reparados y después de 3 años no han sido reinstalados, con el agravante que el contrato fue liquidado. El valor de los equipos que no cumplieron los requisitos, asciende a $407.721.168.

“Los ciudadanos se quejaron ante el abandono de las obras luego de hacerse una cuantiosa inversión. Seguimos con la investigación a las entidades que intervinieron en estos contratos para que se puedan reanudar las acciones en estas obras que benefician a un sector importante de estos municipios”, informó Zulma Rodríguez, gerente Departamental de la Contraloría General de la República.