Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

limorales

El alcalde del municipio de Boyacá, Julio Cesar Neira Castro anunció que se declaró calamidad pública en el municipio por el deslizamiento de tierra que se produjo en la vereda Siraquita.

Lo anterior, producto de una antigua falla geológica que se reactivó por las fuertes lluvias que han azotado a la provincia de Márquez, tiene en riesgo a más de 20 familias.

El derrumbe tiene una extensión de más de un kilómetro y según el mandatario llegó hasta la quebrada La Rosa del municipio de Jenesano.

Además, existe preocupación por el represamiento de agua que se ha formado en los últimos días en la quebrada y que atraviesa el casco urbano de Jenesano, al igual que las veredas Rodríguez, Paeces Bajo, Naranjos y Pulidos.

“Se busca disminuir con maquinaria el riesgo de avalancha que se cierne sobre los dos municipios” dijo el mandatario de Boyacá.

Amenaza

Ante el inminente  riesgo, han sido evacuadas cinco familias y, según los organismos de gestión del riesgo,  tres inmuebles presentan daños estructurales de consideración.

Dos acueductos que pasan por el sector están en constante monitoreo.

Por su parte, en el municipio de Jenesano, las autoridades declararon alerta roja y se prevé que se decrete la urgencia manifiesta para atender la emergencia.

Intervención

Alrededor de 50 integrantes de autoridades de Gestión del Riesgo como Bomberos de la ciudad de Tunja al igual que, geólogos de la gobernación de Boyacá han trabajado incansablemente para remover la tierra y el lodo que llegó hasta la quebrada La Rosa.

En los últimos días, las lluvias han generado un incremento en el caudal del afluente y dificulta la atención de la emergencia.

Por ahora, permanecen en riesgo de avalancha los habitantes de los municipios de Boyacá y Jenesano.

Fuente

RCN Radio.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.