Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Posada San Antonio en Guasca, Cundinamarca.
Jorge Restrepo

En Colombia hay un 1’722.919 venezolanos, de acuerdo con Migración 766.296 cumplen con los requisitos de ley en materia migratoria. Muchos de ellos han decidido hacer empresa en el país, y a pesar de la pandemia han logrado sacar adelante sus negocios.  

En Guasca, Cundinamarca, cerca de las montañas, está la posada San Antonio. Una casa grande de paredes amarillas y ventanales verdes. Está rodeada de árboles y administrada por una pareja de migrantes venezolanos quienes desde hace 12 años llegaron a Colombia y se dedicaron a hacer empresa.  

Nuestra familia en Venezuela desea que regresemos, pero yo creo que ya hicimos raíces en Guasca, en Colombia, y es muy difícil que nos vayamos”, comenta Alejandro, quien recuerda que su hija mayor llegó a los 8 años y ya tiene 21, mientras que su hijo llegó de 3 años y hoy tiene 15.  

Le puede interesar: Día Internacional de la Niña se conmemora en medio de cifras de violencia y abusos

“Ellos son más colombianos que venezolanos; este país nos ha dado la capacidad de volver a soñar”, agregó.

Alejandro y su esposa Úrsula trabajaban en Venezuela en una empresa que fue liquidada. Luego de recibir sus cesantías y reunir sus pocos ahorros, decidieron salir de su país y establecerse en Colombia. Montaron la posada y durante la pandemia por Covid-19, lograron sacar su negocio adelante. 

“Nos hemos llenado. Arrancamos luego de la pandemia bajo el plan piloto de la alcaldía de Guasca”, manifestó la mujer quién agregó que, de casi 50 hoteles en la zona, solo cuatro empezaron. “Iniciamos los que estábamos en legalidad, los que teníamos los protocolos listos para emplearlos”, precisó.  

Cuando la restricción fue total, se adaptaron a las circunstancias, y empezaron a vender comida a domicilio. “Tenemos una clientela súper fiel, que nos ayudó a prepararnos en esta pandemia”, señaló.  

Alejandro y Úrsula dicen que su posada tiene como objetivo ‘hacer sentir a sus huéspedes en casa de amigos’. Y lo han hecho tan bien, que a pesar de la crisis que la pandemia ha generado en las empresas del país, ellos han resultado fortalecidos.  

Ahora tenemos más mesas, antes teníamos alrededor de 14 mesas dentro del salón, y hoy día tenemos 28 en total”. Al preguntarles sobre sus colaboradores, indicaron que “la nómina quedó estable y hasta hemos tenido que buscar cinco empleados más”.  

Lea también: ¿Dónde están los más de 2.000 desaparecidos en Colombia durante 2020?

En Guasca, Cundinamarca, seguirá abierta una posada que a pesar de que su ocupación bajó este año en un 86 por ciento, se ha adaptado, se ha fortalecido, y se ha convertido en una experiencia exitosa en medio de la pandemia.  

El observatorio Migración Venezuela, en su más reciente reporte señala que de acuerdo con el Dane, 12.022 migrantes venezolanos cuentan con un negocio propio. 

El 22 % lo tiene registrado con entidades como la Cámara de Comercio, alcaldías o la Dirección de Impuestos y Aduanas (DIAN). Y el 47,6 % han realizado la renovación del registro mercantil, lo que significa para la economía del país mayores ingresos por renovación, recaudación y empleabilidad. 

Este observatorio registra además que las compañías con origen venezolano participan en la economía colombiana desde hace décadas. Marcas reconocidas como Locatel, que llegó al país en 2004, o Farmatodo, que lo hizo en 2008, son ejemplos de empresas creadas por venezolanos. 

En Colombia hay un 1’722.919 venezolanos. De acuerdo con Migración, 766.296 cumplen con los requisitos de ley en materia migratoria.  

Audio

[AUDIO] Empresa de migrantes venezolanos se fortalece en Colombia en medio de la pandemia

0:27 5:25
Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.