Cargando contenido

Los restos de la adolescente están siendo velados en el sur de Bogotá.

A la misa de Jota Mario Valencia en El Poblado en Medellín, llegaron varios de sus seguidores.
RCN Radio.

Diana Molina no alcanzó a cumplir sus 17 años de edad. Una potente bomba lanzada desde un avión militar la despedazó junto con otros siete menores de edad en las selvas de San Vicente del Caguán, el pasado 29 de agosto.

Este viernes 8 de agosto se cumplirá su sepelio en el sur de Bogotá, justo el día que cumpliría 17 años, un día muy triste para su familia y para un país que mata y maltrata a sus niños.

Lea además: Duque será denunciado ante CPI por bombardeo en el que murieron niños

Alias 'El Cucho', quien con engaños reclutó para las disidencias de las Farc en San Vicente del Caguán a los ocho menores que murieron, le arrebató para siempre a Diana y a sus compañeros su niñez, su juventud, sus sueños y la vida.

Rosalba Medina Garzón, la mamá de Diana, contó a RCN Radio que la última vez que habló con su hija  fue en junio cuando le contó que se iba a un paseo con sus amigas, y sólo volvió a saber de ella el 6 de septiembre, cuando le contaron que había muerto en un bombardeo contra un campamento guerrillero.

Diana vivió con ella durante ocho años en Bosa, en el sur de Bogotá y en diciembre pasado se fue a Puerto Rico, Caquetá a vivir con su papá, en procura de un futuro mejor. Quería ser policía o una gran futbolista para sacar de la pobreza a su familia.

Diana había aprendido modistería de su mamá y también vendía yogur para tener su propio dinero para gastos y ayudar a su papá.

Lea también:  Guillermo Botero es un patriota: Duque sobre ex ministro de Defensa

En junio cuando salió a vacaciones del colegio nadie volvió a saber de ella hasta cuando a su familia le avisaron una semana después que había muerto.

Sólo hasta el pasado martes, Medicina Legal en Villavicencio entregó los restos de Diana a su familia. “Dicen que nos los habían entregado antes porque sólo quedó una parte y no la habían identificado”, relató doña Rosalba.

El cuerpo se encuentra en la funeraria Capillas de la Fé en el barrio Venecia de Bogotá y mañana será sepultado en un cementerio cercano donde su familia le dará el último adiós.

Este viernes 8 de agosto, Diana cumpliría 17 años, pero no podrá celebrarlos, la infamia de los seres humanos y las desigualdades de un país indolente.

 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido