Los análisis de sedimentos, se constituyen en pieza clave, para determinar dichos cambios climáticos. El investigador Jaime Humberto Escobar, funcionario de la Universidad del Norte, indicó que los sedimentos que se encuentran en el fondo de los lagos, son archivos naturales para registrar cambios climáticos a través de la historia en el pasado; y resultan de gran utilidad en el Lago de Tota, que es el más profundo que existe en el país. En cuanto a los estudios realizados durante el mes de julio y parte del mes de agosto, los resultados preliminares determinan que existe sedimento suficiente, acumulado en el fondo del lago de Tota, para en un futuro poder obtener núcleos de sedimento de este cuerpo de agua y reconstruir el cambio climático ambiental, de unos miles de años atrás, que puedan revelar los cambios climáticos históricos que ha sufrido la cuenca. En este proyecto vienen trabajando  investigadores de la Uptc y dos universidades extranjeras, y según Escobar, estos análisis podrían determinar unos de los registros más importantes a futuro, de cambio climático y ambiental en el pasado, en el norte de Suramérica en registros de alta montaña, lo que serviría para comparar los resultados, con registros ambientales obtenidos en otras partes del mundo.