Las familias de las 10 personas señaladas de torturar a menores de edad con discapacidad cognitiva de la Fundación Peces Vivos de Ibagué, denunciaron amenazas e intimidaciones en su contra. Eferson Ramírez, esposo de la formadora Claudia Pedraza, aseguró que a través de redes sociales varias de las familias han recibido amenazas de muerte como muestra de rechazo al presunto caso de maltrato del que serían víctimas al menos 11 niños y niñas en esta institución. Afirmó que también a sus viviendas han llegado mensajes que buscan amedrantar a los procesados por el delito de tortura agravada y a sus familias. Ramírez solicitó a las autoridades brindar medidas de protección para las personas que han sido objeto de las intimidaciones. En la audiencia concentrada que se cumple desde el pasado viernes la Fiscal 66 imputó los delitos de concierto para delinquir, tortura agravada y destrucción de elementos materiales probatorios contra la directora, la coordinadora y la psicóloga de la Fundación Peces Vivos. Los demás procesados deberán responder por el delito de tortura agravada. La diligencia  de imposición de medida de aseguramiento continuará hoy en el Palacio de Justicia de Ibagué.