Ante el Juzgado Primero Especializado se cumplió la audiencia de formulación de acusación contra los 10 trabajadores de la Fundación Peces Vivos de Ibagué, presuntamente responsables de torturar a menores de edad en condición de discapacidad.

Durante la diligencia el Fiscal Cuarto Especializado no modificó los cargos que en octubre de 2017 le fueron imputados a los trabajadores, por lo que quedaron en firme los delitos de tortura agravada, concierto para delinquir y ocultamiento de material probatorio.

El próximo 21 de marzo se cumplirá la audiencia preparatoria de juicio oral, en la que las partes implicadas realizarán el descubrimiento de los elementos materiales probatorios que demuestren la culpabilidad o la inocencia de los 10 procesados.

El abogado Darío Echeverry, defensor de las víctimas, dijo que los elementos revelados en la próxima diligencia podrían llevar a nuevos responsables dentro de la investigación.



Es de recordar que el año pasado, por decisión de un juzgado de Ibagué, los detenidos fueron enviados a la cárcel de Picaleña de la capital tolimense.