Cargando contenido

Archivo particular



La Fiscalía General de la Nación confirmó que tras las investigaciones sobre el homicidio del abogado, líder social y expersonero de Pitalito (Huila), Luis Gerardo Ochoa, estaría involucrado Mauricio Parra Rodríguez conocido como el ‘Quesero, Opita o el Gusta’, quien se habría convertido en uno de los principales testaferros del desaparecido Bloque Sur y la columna Teófilo Forero de las Farc.

Las autoridades confirmaron que tras el crimen ocurrido el 6 de abril del presente año, se habría comprobado su participación en este hecho.

Durante el fin de semana fueron capturados por la policía judicial de la Fiscalía (CTI) cuatro de los señalados determinadores del asesinato y dos de los presuntos autores materiales.

Según las autoridades ante un juez de control de garantías de Neiva (Huila) fueron imputados por los delitos de homicidio y porte ilegal de armas, y recibieron medida de aseguramiento en centro carcelario.

El Quesero, Opita o el Gusta fue vinculado a la investigación como presunto autor intelectual. La audiencia se cumplía vía internet desde el centro de reclusión, pero no terminó debido a la renuncia de su defensa una vez conoció los cargos.

La fiscalía confirmó además que los capturados por el homicidio del expersonero, Luis Gerardo Ochoa, son:

César Sierra, representante legal de la Constructora Soginco, una de las sociedades ocupadas a Mauricio Parra Rodríguez, y según las evidencias, uno de sus socios principales.

Edgar Núñez, pastor de la iglesia cristiana La Voz de Dios y exsecretario de Planeación de Pitalito.

Mario Colorado, pastor de la iglesia cristiana La Voz de Dios

Mauricio Ortíz, contratista de la Alcaldía de Pitalito.

Los dos hombres que serian señalados como autores materiales fueron identificados como: Mauricio Murcia Orjuela, alias el Duende y Stewart Santacruz, alias la Muerte.

En este crimen que generó una profunda consternación en el municipio de Pitalito, la Fiscalía manejan la hipótesis inicial sería la defensa que el abogado Luis Gerardo Ochoa asumió de un grupo de casi 400 víctimas de una supuesta estafa por una urbanizadora ilegal. Las investigaciones continúan.