Rafael Torrijos, gerente del Comité Departamental de Ganaderos.

La situación que se han presentado por fiebre aftosa tiene en alerta a los ganaderos de la región, por lo rápido que pasó el virus de Arauca al centro del país. Para Rafael Torrijos, gerente del Comité Departamental de Ganaderos, en la región se están adoptando una serie de medidas de prevención, que permitan mantener el estatus del Caquetá como zona libre fiebre aftosa. “Lo preocupante es que el brote registrado en el departamento de Cundinamarca, demuestra como el virus caminó más de 120 kilómetros, es decir, ya pasó de Arauca a Bogotá y eso ya comienza a preocupar mucho, porque está seguramente ligado al circuito de esos animales que entran de contrabando de Venezuela, de tal manera, que no hay que descartar ninguna situación, por lo que hay que mantener blindado los mecanismos epidemiológicos de defensa para que no se propague el virus”, explicó Torrijos. El dirigente gremial, reveló que por ahora se ha descartado la presencia del virus en el Caquetá.