Mortandad de peces en Betania - Foto RCN Radio

http://media.rcn.com.co/audios/rcnradio/InfBetaniaMAY05.MP3

Un olor nauseabundo que se impregna en la ropa y hasta en la piel invadió la represa de Betania en el Huila, tras la mortandad de más de mil toneladas de peces, tipo tilapia roja y negra.

La fetidez era tan fuerte que saturaba por completo el sentido del olfato quedando grabado el fuerte olor a pescado descompuesto, difícil de quitar.

"Pura mojarra muerta y todo este puerto tiene un mal olor, inclusive el mismo alcalde no se aguantó el olor aquí con nosotros, porque huele a mojarra muerta", afirmó Jhon Wilson Fajardo uno de los pescadores artesanales de Betania.

El pescado con un fuerte olor a mortecino fue sacado en cientos de canecas hasta el puerto de seboruco donde el olor se expandía por todo el sector hasta llegar al sitio final, una fosa en la que fueron sepultados bajo estrictas medidas sanitarias.

"Pues imagínese que ni los turistas quieren venir al puerto de Yaguará porque la mojarra se descompone y huele muy a feo y quien se arrima donde se tiene un mal olor", resaltó Silvio Córdoba, pescador artesanal.

Pero el panorama para los pescadores artesanales es muy triste al tener que ver flotando a una gran cantidad de peces muertos.

"En este momentos se nos acaba el pescado y nosotros quedamos como desplazados del embalse Betania y estamos en problemas porque en este momento el pescado se nos está muriendo", manifestó.

Los malos olores esparcidos en los alrededores del embalse llegaron hasta el puerto del municipio de Yaguará donde la comunidad no aguanta la contaminación ambiental.

"Hay proliferación de zancudos, de moscas, olores fétidos y nauseabundos porque las mojarras están llegando a la orilla porque el oleaje las arrastra y se quedan estancadas en el puerto", afirmó Leidi Fabiola Garza, habitante del municipio de Yaguará.

El piscicultor Carlos Alirio Ángel ha tenido que sufrir las tres mortandades que se han presentado en el embalse de Betania que han dejado grandes pérdidas económicas en este renglón de la economía que es muy importante para el Huila.

"La primera en febrero del 2007 que colapsó debido al bajo nivel del embalse y bajo oxigeno y recambio de agua; ahí perdimos 20 toneladas y en el 2013 se volvió a repetir con una pérdida del 40 por ciento de la producción, porque fueron como 30 toneladas de pescado muerto y actualmente se especula que es una bacteria y hemos tenido una mortandad de 2 mil toneladas con pérdidas de más de 8 mil millones de pesos, ya llevamos un mes en mortandad y ha sido bastante", resaltó.

Los piscicultores y pescadores artesanales con las medidas preventivas establecidas por las autoridades ambientales esperan que se frene esta mortandad de peces con el propósito de establecer el verdadero origen de esta serie de fenómenos que han dejado una grave problemática ambiental en el Huila.

[gallery ids="215438,215444,215443,215442,215441,215440"]