Venezolanos en Colombia Foto: AFP/Luis Acosta

En el último año habrían ingresado al departamento 8.000 venezolanos entre los cuales 1.200, se asentaron en Tunja, por lo que se instalará un hogar de paso para brindar atención a quienes llegan en muchos casos, caminando por 15 días desde Cúcuta.

Desempleados o en algunos casos sin recibir el pago justo por su labor, se encuentran los venezolanos que han ingresado a Boyacá por el municipio de Cubará y por la frontera con Cúcuta.

Anny Uribe, Representante del Comité Prodefensa de la Dignidad de los Venezolanos en Tunja, informó en diálogo con RCN Radio que en la última semana llegaron caminando desde el Norte de Santander, 19 ciudadanos provenientes del vecino país.

Añadió que las condiciones de los venezolanos son caóticas y que el hambre, el frío y la desprotección en la que se encuentran,  son angustiantes.

“Estas personas vienen sin recurso alguno, muchos han sido robados y por eso deben caminar; nosotros no los podemos abandonar pues son nuestros compatriotas y hemos decidido de manera autónoma ya que no contamos con el apoyo ni de la gobernación ni de la alcaldía, arrendar una casa para tener un hogar de paso para que no se queden a la intemperie en una ciudad tan fría como Tunja”.

Uribe subrayó que pese a las múltiples solicitudes que ha hecho a las autoridades locales y departamentales para tratar el tema de los venezolanos y brindarles una ayuda, no ha sido posible, pues las reuniones no se han llevado cabo.

En el hogar de paso se busca brindar atención y descanso mientras, se ubica un empleo y en otros casos, se ayudará a que se desplacen a otras zonas del país, puesto que muchos no desean permanecer en la región según precisó la líder de los venezolanos en Boyacá.

De acuerdo con los censos que ha adelantado Uribe con el apoyo de la Pastoral Social, al departamento han ingresado 8.000 venezolanos y a la ciudad de Tunja, han llegado 1.200.

Sin ropa para soportar las heladas que llegan hasta los cero grados en algunas zonas de Boyacá en la madrugada y sin documentos, permanecen caminando los venezolanos en busca de trabajo y ayuda.

El hogar de paso costaría aproximadamente 3 millones de pesos mensuales y serían asumidos por Uribe, una venezolana que se asentó en Boyacá hace varios años.

[imagewp:448680] Foto: AFP