El 4 de septiembre se cumplen dos años de la intervención que inició la Superintendencia de Salud al centro asistencial más importante del Tolima. Informe de la situación real del Federico Lleras Acosta entregó el gerente interventor, Alfredo Julio Bernal al comité de moralización integrado por los representantes de los organismos de control y vigilancia administrativa  de la región. Según reveló el contralor de Ibagué, Diego Mauricio Visage la Superintendencia de Salud ha manejado de manera eficiente el hospital. “La nómina se ha cancelado en un 100 por ciento y las deudas que se tenían con los especialistas entre el 2012 y 2014, fueron subsanadas satisfactoriamente y la unidad de ginecobstetricia está habilitada” sostuvo el contralor de Ibagué. Situación financiera Aunque Caprecom ya fue liquidada todavía se le adeuda al hospital 38 mil millones de pesos por los servicios prestados a los usuarios de esa entidad. La EPS Sol salud le adeuda al Federico Lleras Acosta 8 mil millones de pesos. La gobernación del Tolima tiene una deuda cercana a los 7 mil millones de pesos. Intervención Visage aseguró que sería nocivo para el hospital que administración departamental asumiera su manejo porque señaló que podrían generar intereses políticos y no técnicos, como lo requiere la entidad. “Si el hospital vuelve a manos de la gobernación, los proveedores a los que el hospital les adeuda, perderían la credibilidad y suspenderían el suministro de insumos, elementos necesarios para la prestación de los servicios de salud” Subrayó que la gobernación se comprometió a impulsar el plan de saneamiento fiscal con 50 mil millones de pesos de los cuales tan solo se aportaron 14 mil millones de pesos. Fuerte llamado a los sindicatos “Se supone que los sindicatos están llamados a mejorar las condiciones colectivas de un grupo de funcionarios y en este momento los del hospital, son mezquinos” así lo aseguró el contralor de Ibagué que cuestionó el que el hospital tenga cuatro agremiaciones de los cuales 32 empleados tienen permiso para ausentarse en cual momento e incluso fallar tres días a la semana, supuestamente.   Cuestionó además, que a dos integrantes de esos sindicatos se les cancele mensualmente los salarios a pesar de no trabajar. “En cambio de estar criticando deberían apoyen el proceso para salvar al hospital”, subrayó el contralor.   El 4 de septiembre de 2014 inició la intervención del hospital Federico Lleras Acosta de Ibagué por parte de la Superintendencia de Salud.