Cargando contenido

La difícil situación financiera por la que a traviesa el hospital María Inmaculada de Florencia, debido a la falta de pago oportuno por parte de las EPS y el alto número de deudas que tiene el centro asistencial,  obligó a varios médicos y especialistas a renunciar.

El presidente del sindicato del sector de la salud en el Caquetá, Wilson Pérez, denunció que además les adeudan dos salarios a los funcionarios de planta y hasta tres a los contratistas.

“A los trabajadores de planta nos adeudan el mes de diciembre, la prima, la bonificación y las dotaciones, mientras que a los trabajadores por contrato a algunos les deben cuatro, tres y hasta dos meses, por lo mismo algunos médicos generales y especialistas renunciaron, la misma situación está pasando con algunos proveedores que les deben suministros de hace un año, ocho y seis meses, al igual que a las empresas temporales, lo que perjudica a los usuarios del hospital”, reveló Pérez.

Los directivos del sindicato anunciaron que a partir de la próxima semana, comenzarán a realizar una serie mítines para buscar que les cancelen los salarios que les adeudan.

Por su parte, el gerente del hospital María Inmaculada, Jhon Ernesto Galvis, reconoció que la situación financiera del centro asistencial, ha ocasionado que les demoren el salario a los funcionarios y el pago de suministros a los proveedores.

El funcionario, afirmó que espera que el sistema cambie este año en el país y se pueda superar la crisis.