En alerta permanecen los bomberos en los diferentes municipios del Huila, como Aipe, Neiva, Garzón, Villavieja y Palermo donde se han presentado los últimos incendios forestales que han dejado grandes pérdidas en cultivos como también en grandes hectáreas de pastos y zonas vegetales. Las conflagraciones en el departamento han destruido más de 700 hectáreas de pasto donde las autoridades locales han tenido que apoyarse de la fuerza aérea para apagar estos incendios que se agudizan por las difíciles condiciones climáticas que se tienen en el Huila, al superar los 40 grados centígrados de temperatura. Orlando Garzón del comité de emergencia departamental confirmó que además se ha contado con el apoyo de la comunidad para controlar estos incendios. En el Huila las autoridades han confirmado que adelantan grandes jornadas preventivas para crear conciencia en la conservación del medio ambiente, especialmente en los campesinos para que eviten realizar quemas debido a la fuerte ola de calor que podría  generar un mayor daño de la capa vegetal.