Cargando contenido

Páramo de Ocetá. Foto: Víctor Cárdenas Burgos.

Como consecuencia de que unos sectores por los que tienen que transitar los turistas para llegar al emblemático sitio ecoturístico, son propiedad privada, se han registrado desde hace algunos días agresiones a los caminantes.

Versiones extraoficiales señalan, que por considerar que el impacto ecoturístico, es una de las consecuencias para que los organismos del estado prohíban actividades agrícolas y ganaderas.

Hace pocos días se realizó una reunión con los propietarios de los predios por dónde pasan los senderos y se optó por parte de las autoridades del municipio de Monguí, acordar el pago temporal de arriendo, mientras se contempla una medida definitiva a la problemática.