La comunidad indígena Pijao, ‘El Vergel’ ubicada en el municipio de Santa María en el Huila confirmó su preocupación por la puesta en marcha de las obras de explotación minera energética sobre el río Baché y la interconexión eléctrica entre el Huila y el Valle, que se desarrollarían en parte de sus territorios ancestrales. La gobernadora indígena, Ana Teresa Manjarres, confirmó que han iniciado una férrea lucha por su territorio para no permitir el desarrollo de estas obras en las tierras en las que ellos se encuentran viviendo, al representar un gran peligro para las 210 familias que serían cerca de 1.367 indígenas las cuales verían en riesgo su ecosistema. Los indígenas confirmaron que permanecen vigilando su territorio para no permitir el ingreso de las personas que iniciarían obras de estos proyectos, que fueron elaborados sin tener en cuenta a estas comunidades indígenas del Huila, que exigen el respeto de su territorio y sus recursos naturales. Los huilenses ratificaron además que solicitarán ayuda del Gobierno Departamental para que proteja estos territorios  que tienen una gran riqueza natural enfocada al agua y las especies animales y vegetales que se encuentran en esta zona que desde hace más de 50 años ha estado bajo la protección de esta comunidad indígena.