El Inpec y las autoridades buscan a un hombre condenado por los delitos de hurto agravado y porte ilegal de armas, y quién tenía el beneficio de detención domiciliaria en su casa del municipio de Soacha, puesto que en las últimas horas los guardias descubrieron que el hombre le puso el brazalete electrónico de vigilancia a su gato y huyó. Las investigaciones revelan que el dispositivo funcionaba mal desde hacía varios meses y en medio de una visita de rutina los guardias hallaron el animal con el aparato puesto en su cuello, según funcionarios del Instituto, los brazaletes funcionan con el calor del cuerpo el cual puede ser sustituido incluso por un animal. Según el Inpec, esta no es la primera vez que se presentan este tipo de burlas a la autoridad judicial con brazaletes de vigilancia, pues hace unos meses un detenido en Pereira, procesado por homicidio y quién se encontraba bajo detención domiciliaria, puso el brazalete de vigilancia a su abuela de 83 años, mientras el delincuente cometía sus fechorías en las calles de la capital de Risaralda. Además, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario hizo un llamado al Gobierno para que invierta en nuevas tecnologías que permitan monitorear con precisión a los presos.