Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Facatativá, Cundinamarca
Alcaldía de Facatativá

Una turba intentó incendiar esta madrugada el Palacio de Justicia y una sede de la Alcaldía de Facatativá, Cundinamarca, donde había almacenadas vacunas contra la covid-19.

"Se pretendió vandalizar el Palacio de Justicia y una sede de la Alcaldía municipal donde entre otras cosas (...) se almacenan las vacunas contra la covid-19 para la población de Facatativá", informó el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García Bustos.

En videos publicados en redes sociales se ven en las fachadas del edificio llamas causadas por bombas incendiarias y humo que sale de las plantas superiores, pero el fuego no provocó daños estructurales como sí pasó con el Palacio de Justicia de la ciudad de Tuluá que una turba quemó el pasado 25 de mayo.

El gobernador explicó que los vándalos no dejaron pasar a los bomberos, por lo que tuvieron que enviar al Ejército para actuar. 

Lea aquí: Alta Comisionada ONU, Michelle Bachelet, pide investigación independiente sobre muertes en Cali

"Insistimos, la vía del diálogo siempre encontrará en nosotros un interlocutor. Ayer no había Esmad en la ciudad, ayer no había confrontación; fueron hechos unilaterales los de querer vandalizar edificios públicos", dijo García.

Junto a Cali, epicentro de las protestas y donde hubo 13 muertos y 98 heridos -54 por disparos-, según la ONU, en los enfrentamientos que tuvieron lugar el viernes en el contexto de protestas ciudadanas, las ciudades de Madrid y Facatativá, ambas en Cundinamarca, también están militarizadas desde este sábado. 

El presidente de Colombia, Iván Duque, ordenó "el mayor despliegue" de "asistencia militar" el viernes por la noche, cuando se cumplía un mes de protestas que han dejado más de 60 muertos según organizaciones sociales y 43 según la Fiscalía.

En Madrid y Facatativá, dos municipios cercanos a Bogotá, también se produjeron disturbios el viernes, incluyendo agresiones de la Policía a periodistas en la primera ciudad, y el intento de quemar estaciones de la Policía en la segunda.

"Situaciones como las que se presentaron esta mañana en Facatativá no tienen justificación y requieren la intervención inmediata de la fuerza pública", alegó el gobernador de Cundinamarca en relación a los ataques de esta madrugada.

Las protestas en Colombia comenzaron el 28 de abril contra un intento de reforma tributaria, ya retirado, y continúan desde entonces con una multitud de reclamos, centrados en la violencia policial y la pobreza, sobre todo en la ciudad de Cali, con una asistencia discontinua y concentrada sobre todo en los barrios más humildes de las ciudades.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.