Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Según las autoridades, bajo la modalidad de “TIO, TIO” cometían los delitos apoyados en datos de ciudadanos que tenían escritos a mano en cuadernos.
Inpec

El representante de los Derechos Humanos del pabellón uno de la cárcel de máxima seguridad de Cómbita (Boyacá), Jesús Emilio Gallego, anunció que la huelga de hambre que duró más de dos días llegó a su fin tras alcanzar un acuerdo con las directivas del centro carcelario. 

La protesta pacífica de las personas privadas de la libertad se originó, según explicó en su momento Gallego, por las insuficientes medidas de bioseguridad que se han adoptado por parte del Inpec para evitar la propagación del coronavirus.

Lea además: Fiscal de la CPI cree que ha habido crímenes de lesa humanidad en Venezuela

“Nosotros los presos políticos y sociales del patio uno informamos a la opinión pública que el día martes 3 de noviembre, en horas de la tarde, fuimos convocados a una reunión con las directivas del establecimiento de máxima seguridad de Cómbita, Boyacá y allí se acordó que las peticiones serán enviadas a la Dirección General del Inpec”, explicó.

Por medio de un documento, enviado al director del Inpec, general Norberto Mújica, le expresaron las razones de la huelga de hambre, sin embargo, advirtieron que esperan una pronta respuesta o de lo contrario se reactivará la manifestación en ese penal.

“Por ello paramos la desobediencia civil en la que permanecíamos y estamos en espera de que la Dirección General dé respuesta a nuestras peticiones, que son de público conocimiento, de lo contrario, reanudaremos la protesta”, dijo.

Lea también: Líderes republicanos se desmarcan de Trump y defienden el conteo de votos

En su momento, Gallego explicó que las irregularidades en varios operativos del Inpec estaban poniendo en riesgo a los reclusos.

“El 29 de octubre se presenta un operativo, por parte del personal de guardia de la cárcel de Cómbita, repitiéndose dicho operativo, el día 30 de octubre, ya no por parte de la guardia, sino por los grupos especiales del Inpec, conocidos como el CRI, ordenados por la dirección general del Inpec, rompiendo con todos los protocolos de seguridad ordenados por el Ministerio de Salud para la protección del Covid-19”.

Manifestó que cuatro internos que fueron diagnosticados con coronavirus y que se encontraban en aislamiento, supuestamente fueron mezclados con otras 300 personas.

“El día 30 de octubre no se tuvo en cuenta dicho aislamiento, sacándonos a todos al patio para el área educativa, junto con los contagiados, encerrando a 300 personas en un área aproximada de 20 metros de largo por 10 de ancho, sin ningún tipo de ventilación”, denunció Gallego.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.