Cargando contenido

Las autoridades ambientales tomaron muestras del afluente para verificar si se trata de crudo.

RÍO SALDAÑA
Captura de video

Tras las continuas denuncias de la comunidad del municipio de Saldaña, por el fuerte olor a combustible y las trazas de lo que sería petróleo que recorren el afluente, personal de la Corporación Autónoma Regional del Tolima tomó muestras del agua para corroborar si se trata de un derrame de este tipo de hidrocarburo.

Al parecer, las manchas se originan vereda “Mal Nombre” del municipio San Luis, donde hay tres líneas de conducción del poliducto Salgar - Neiva. Uno de estos tramos se encuentra inactivo y en abandono.

Según el reporte entregado por la Corporación, las fuertes lluvias que se han presentado en las últimas semanas sobre el río Saldaña, provocaron el aumento de su caudal y permitieron una posible filtración de agua por el tubo de conducción, removiendo los residuos de combustible.

La ingeniera ambiental de Ecopetrol Tolima, Jackeline Tovar, explicó que pese a las evidencias que posee la comunidad como fotografías y videos, no ha sido posible identificar el origen de la mancha.

"Nosotros como entidad hemos estado revisando en varias ocasiones la posibilidad de un derrame de nuestras líneas, se ha ido a mirar si hay alguna rotura en el tubo, pero las veces que se han realizado las visitas se han identificado que no hay ningún tipo de mancha que se pueda garantizar que sea del tubo", aseguró.

Para la compañía, las trazas de combustible sobre el agua podrían obedecer al vertimiento de alguna sustancia de manera directa al río.

"Si se presentara un tipo de rotura del tubo, la misma sería continua, lo que se está presentando por la comunidad son manchas que son discontinuas. Una de las teorías que se tienen es que puede ser algún tipo de vertimiento que se está haciendo de manera indiscriminada sobre el río y que no obedece a las actividades por las que tenemos los permisos ambientales", dijo Tovar.

Cortolima ofició a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) y a la Procuraduría Ambiental y Agraria del Tolima para establecer las competencias y responsabilidades en este caso que mantiene en alerta a los habitantes de la zona ribereña del río Saldaña.

Al momento de la visita de inspección, las entidades no encontraron manchas, ni olores de crudo sobre el río, sin embargo, tomaron las muestras de agua para analizar si hay residuos de petróleo.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido