Cargando contenido

Foto tomada de internet



Tras un proceso de auditoría de la Contraloría de Ibagué al Programa de Alimentación Escolar que evidenció que la Asociación de Bachilleres de la Comunidad Parroquial San Nicolás de Tolentino presuntamente no cumplió con la entrega de alimentos de buena calidad a los estudiantes del municipio, la Contraloría General de la República realizó control preferente al programa en la ciudad.

El contralor de Ibagué, Julio César Vásquez, explicó que el proceso de revisión a nivel territorial evidenció presuntas irregularidades por la entrega de alimentos mal estado en las instituciones educativas de la capital tolimense.

En su momento la Alcaldía liquidó de manera unilateral el contrario por 3.900 millones de pesos para iniciar un nuevo proceso que brindara mayores garantías en la alimentación de cerca más de 24.000 estudiantes en la ciudad.

Afirmó que por solicitud a nivel nacional fue necesario remitir la información del contrato para las respectivas investigaciones.



Luego de la liquidación el PAE fue adjudicado por más de 3.000 millones de pesos a la Fundación Construyamos Colombia.